De viaje con los niños: consejos para un viaje familiar sin sobresaltos

Para viajar con nuestros pequeñajos hay un elemento que es clave, imprescindible y que los papás y mamás responsables conocen bien: muchas ganas de descubrir cosas nuevas, de disfrutar el tiempo con ellos y, para qué negarlo, ser también un poco niño.

Pero además de la buena voluntad existen otros consejos a tener en cuenta para que vuestro viaje en familia resulte lo más agradable posible.

  • Llevad toda la documentación en regla: esto no es simplemente un consejo sino un requisito legal. Tanto si viajas en avión, como en coche, en tren… es imprescindible que todos estemos identificados, y si los niños viajan con algún familiar que no sea el tutor legal, necesitarán una autorización de estos. Además, no es mala idea el que los niños lleven pulseras identificativas con las señas de los padres.

 

  • Preparad el equipaje de manera inteligente. Olvidarse de los por si acaso y hacer una maleta eficiente, en la que no falten suficientes mudas para los chiquitines (especialmente si se trata de bebés de 0 a 4 años, puesto que son los que más se manchan) ni el botiquín de emergencia con el último bote de Dalsy, las pastillas para el mareo, tiritas, antimosquitos y algo para el resfriado.

 

  • Bebés: ¿Carro o mochila? No es cuestión baladí. ¿Vais a viajar a ciudad, donde hallaréis calles asfaltadas, o viajáis más bien a la montaña o a la playa?

 

  • No os olvidéis de llevar algún entretenimiento. Es imposible estar todo el día haciendo cosas… Para matar el aburrimiento, recordad llevar con vosotros libros infantiles, juegos, cuadernos para dibujar, etc. Siempre será mejor opción que echar mano del móvil en una emergencia.

 

  • Nada de planificaciones estrictas. Los niños tienen sus propios ritmos y necesidades, y, aunque no debemos tratarlos como si estuvieran hechos de porcelana china, no es justo exigirles el mismo esfuerzo que a los adultos. Durante un viaje con niños la FLEXIBILIDAD se vuelve primordial.

  • Elegid un buen hotel donde vayan a estar a gusto. Es importante que los niños descansen bien para que el día se desarrolle con normalidad y no haya pataletas a causa de la falta de sueño. Reservar una habitación en un buen hotel, asegurándote de que este está preparado para recibir huéspedes infantiles, es una muy buena solución para asegurar el sueño de tus pequeños y puede salirte muy barato.

 

  • El juguete preferido y la lucecita de noche, los mejores acompañantes. No pueden faltar allá donde vayamos. Llevar el juguete preferido y la lucecita de noche es llevar un poco del hogar con vosotros y hará que tu hijo o hija se sienta más seguro y tranquilo (especialmente si aún no duerme con la luz apagada).

 

  • Conseguid que se empapen de la experiencia. Si te vas de viaje con tus hijos no es para llevarlos de complemento en tus fotos de Instagram ni porque no te quede más remedio, sino para compartir una experiencia increíble en familia. Consigue que tus niños se diviertan al máximo y se sientan incluidos en las decisiones pactando las actividades con ellos y tratando de llegar a un fifty-fifty, donde no todo sean museos de arte contemporáneo o parques infantiles. Los destinos turísticos hoy en día están pensados para satisfacer las necesidades de pequeños y mayores al mismo tiempo, solo tienes que informarte bien acerca de las posibilidades.

 

  • Recuerda llevar bebidas y snacks en todo momento. Es normal que, después de llevar cinco horas recorriendo, por ejemplo, Roma, los pequeños estén cansados, hambrientos, sedientos y, por lo tanto, irritables y nerviosos. Para mantenerlos hidratados y con el estómago contento hasta la hora de la comida o la cena, es recomendable llevar bebidas y algún snack saludable que calme el hambre. Todos lo agradeceréis, creéme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *