Cómo disfrutar este verano con tus hijos

Llega el final de curso, tan ansiado por nuestros hijos, y, un año más, se nos nubla la visión, nos entran escalofríos y parece que la tierra tiembla. ¿Ya? ¿Tan pronto? ¿Y qué vamos a hacer ahora?

Bueno, quizá estoy exagerando un poco (bastante) pero la verdad es que la llegada del verano, que cuando éramos más jóvenes nos llenaba de alegría, ahora nos parece una pequeña complicación. Nuestros queridos niños ya tienen las vacaciones y nosotros todavía tenemos que trabajar durante unas semanas más. ¿Puede haber algo más injusto?

No hay que perder la calma. La buena organización nos salvará un año más de las dificultades que entraña la conciliación laboral. Gestionar el tiempo libre (el nuestro y el de los más pequeños) es clave para que todos disfrutemos de un tiempo en familia de calidad, evitando así que las pequeñas caritas pasen horas de más frente a las dichosas pantallitas de móviles, tabletas y televisores.

La planificación, por otro lado, debe ser compartida. No podemos olvidar escuchar a los pequeños y desarrollar un plan a su gusto siguiendo unas razonables pautas adultas, de manera que ellos se sientan escuchados y disfruten de sus actividades favoritas y los papis puedan organizarse. Así, además, aprenderemos más sobre ellos, sus gustos y sus necesidades.

Aquí tienes unas cuantas sugerencias que puedes proponer a tus hijos para estas vacaciones, si no se les han ocurrido a ellos ya:

  • Empezar a integrarles en las actividades domésticas es vital. Puesto que ya tienen más tiempo libre, los niños pueden comenzar a participar de actividades del hogar. Es verdad, esto no es algo que les vaya a hacer mucha gracia en principio pero si lo convertimos en un juego y en parte de la rutina, al cabo de poco ayudarán en casa sin que nadie se lo pida.
  • Realizar manualidades, pintar, dibujar, modelar arcilla… Las actividades creativas son estupendas para fortalecer la imaginación y ayudar a nuestros hijos a aprender a expresarse. Podemos aprender mucho de ellos durante, por ejemplo, una sesión de dibujo.
  • Clases de natación. ¿Qué mejor manera de disfrutar del verano que en una piscina fresquita con muchos otros niños? Durante las clases de natación de tu progenie tú podrás, además, disfrutar de una hora de relax o hacer recados, si es que ya no tienes que trabajar.
  • Acampadas. El contacto con la naturaleza es beneficioso para todos, pero a los niños les encantará campar a sus anchas a cielo abierto, posiblemente cerca de animales, haciendo amigos de su edad, mientras que tú lidias con los últimos días antes de tus propias vacaciones. Es una actividad, además, que podéis realizar todos en familia durmiendo durante unos días en un camping y disfrutando de la naturaleza. Las excursiones al campo siempre son una buena elección para pasar los largos días de verano.
  • Regresar a las raíces. Viajar al pueblo de la infancia de los padres, visitar a la abuela en su cortijo o conocer a familia lejana es siempre una buena forma de que los niños, también, conozcan mejor a los padres y aprendan sobre su familia y su origen.
  • Cocinar con ellos en casa. Pocas cosas hay más divertidas para un niño que cocinar con la ayuda de sus padres. Se trata de una actividad creativa con la que los niños aprenden un montón, adquieren habilidades y su autoestima se ve reforzada ya que se sienten capaces de ayudar y hacer algo tan de mayores como es preparar la comida. 
  • Descubrir la ciudad. Si no podéis ir de viaje estas vacaciones o todavía no ha llegado la ansiada fecha, siempre es una buena idea darse una vuelta por la ciudad donde vivís y aprender más del lugar que llamáis hogar. Normalmente estamos tan acostumbrados a seguir la misma rutina dentro de nuestra ciudad (en la que puede que hayamos vivido durante toda nuestra vida) que no se nos ocurre intentar descubrir más. Por suerte, todas las ciudades y pueblos españoles poseen una gran historia e interesantes anécdotas y rincones misteriosos que descubrir.

 

Estas son tan solo algunas ideas, pero ¡no te cortes! El verano es largo y os dará tiempo a hacer muchas cosas juntos. ¿Qué otros planes maravillosos se te ocurren? ¿Y a tus hijos? Comparte tus ideas dejando un comentario 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *